Foto: Yayınlanma Tarihi

A los poríferos se les conoce comúnmente como esponjas y a nivel mundial se han descrito alrededor de 9 345 especies marinas y dulceacuícolas. Se clasifican en tres grupos distintos:

  • Hexactinellida (esponjas de vidrio): Casi todas las especies de este grupo son de aguas profundas y sólo se recolectan mediante dragado. La mayoría de ellas tiene simetría radiada, con cuerpos en forma de embudo o vasija que están generalmente fijados al sustrato mediante tallos de espículas radiculares. Alcanzan tamaños que oscilan desde 7.5 cm hasta más de 1.3 m de largo. Su característica distintiva es el esqueleto constituido por espículas silíceas de seis radios, que generalmente están unidas entre sí formando una estructura reticular de aspecto vitreo.
  • Demospongia: Este grupo comprende más del 95% de las especies de esponjas conocidas, que incluyen casi todas las de mayor tamaño. Las espículas son silíceas, pero no hexarradiadas, y pueden estar unidas entre sí por espongina o bien faltar por completo.
  • Calcárea (esponjas calcáreas):  se les denomina así a las esponjas con esqueleto calcáreo, es decir, con espículas de carbonato de cálcico. Las espículas son rectas (monoxonas), o bien tienen 3 o 4 radios. Estas esponjas tienden a ser pequeñas, de 10 cm o menos de altura, y a tener una forma tubular o de vasija. Pueden presentar una estructura asconoide, siconoide o leuconoide.
Historia taxonómica

Fueron diversos naturalistas que clasificaron a las esponjas como plantas. No fue sino hasta el 1765 no se describió la naturaleza de sus corrientes internas de agua y las esponjas fueron reconocidas como animales.  Naturalistas de finales del siglo dieciocho y principios del siglo diecinueve, clasificaron a las esponjas como Zoophytes o Polypes, considerándolas como parientes próximos de los cnidarios antozoos. Durante gran parte del siglo diecinueve fueron reunidas junto a los cnidarios con los nombres de Coelenterata o Radiata. El primero en comprender de manera acertada la morfología y la fisiología de las esponjas fue R. E. Grant. Grant creó para ellas el nombre de Porifera, aunque frecuentemente se han empleado otros nombres (p. ej., Spongida, Spongiae, Spongiaria). Huxley y Sollas fueron los primeros en proponer la separación de las esponjas de los Metazoos <<superiores>>. 

Tipos celulares

Dado que las esponjas carecen de auténticos tejidos y órganos, las diferentes funciones del animal son llevadas a cabo por diversos tipos celulares más o menos independientes e intercambiables.

Pinacocitos. Los pinacocitos típicos forman el recubrimiento externo de la mayoría de las esponjas; tiene función protectora y también fagocitan.

Basopinacocitos. Son pinacocitos especiales situados en la base de la esponja que segregan fibras que anclan la esponja al sustrato.

Porocitos. Son células cilíndricas del pinacodermo con un canal central regulable que deja pasar más o menos volumen de agua hacia el interior. Son exclusivos de esponjas calcáreas.

Coanocitos. Los coanocitos son las células más características de las esponjas. Están provistas de un largo flagelo central rodeado de una corona o collar, simple o doble, de microvellosidades conectadas entre sí por filamentos mucosos que forman un retículo. Los flagelos, dirigidos hacia las cámaras vibratiles, provocan corrientes de agua gracias a movimientos que, aunque no son coordinados en el tiempo, sí lo son en la dirección. El agua cargada de partículas (bacterias, fitoplancton y materia orgánica en suspensión) atraviesa las microvellosidades, donde queda atrapado el alimento que será después fagocitado.

Colenocitos y Lofocitos. Células del mesohilo que secretan fibras de colágeno dispersas que forman un entramado de sostén en la mesohilo.

Espongiocitos. Células del mesohilo que secretan fibras gruesas de colágeno conocidas como fibras espongina, que son el principal soporte del cuerpo de muchas esponjas.

Esclerocitos. Se encargan de la producción de espículas, tanto calcáreas como silíceas, y se desintegran cuando se completa la secreción de la espícula.

Miocitos. Células contráctiles fusiformes situadas en el mesohilo, que se disponen alrededor del ósculo y de los canales principales. Su citoplasma es rico en microfilamentos y microtúbulos. Su respuesta es lenta y no condicionada a estímulos eléctricos, ya que en las esponjas no hay células nerviosas.

Arqueocitos o Amebocitos. Células ameboides del mesohilo capaces de transformarse en cualquier otro tipo celular. También tienen gran importancia en los procesos de digestión, aceptando partículas fagocitadas por los coanocitos, y son el sistema de transporte y excreción de las esponjas. Dada su totipotencia, son claves en la reproducción asexual.

Células esferulosas. Tienen función excretora; acumulan gránulos refringentes y los liberan a la corriente exhalante.

Generalidades

1.- Es probable que las esponjas sean una ramificación evolutiva temprana que no dio origen a ningún otro grupo de animales.

2.- La forma de crecimiento de las esponjas es, en parte, una respuesta adaptativa ante la disponibilidad de especio, la inclinación del sustrato y la velocidad de las corrientes. Los cuerpos de las esponjas están organizados en torno a un sistema de canales acuíferos, una especialización relacionada con la vida sésil.

3.- Son organismos pluricelulares; el cuerpo está formado por la agregación de varios tipos de células diferenciadas para realizar diversas funciones llamadas células totipotenciales; algunas de esas células se organizan en tejidos incipientes de bajo nivel de integración.

4.- Las esponjas son metazoos con un nivel de organización celular sin tejidos verdaderos; la digestión es intracelular; la excreción y la osmorregulación son por simple difusión. Son animales acuáticos sésiles, en su mayor parte marinos y habitantes de fondos con sustrato duro.

5.- Aparentemente, las reacciones a los estímulos son locales e independientes en la organización celular de las esponjas, pero hay señales eléctricas en las esponjas vítreas sincitiales; probablemente carecen de sistema nervioso.

6.- Se consideran primitivos por su ausencia de órganos, incluso de boca y tubo digestivo. Tienen distintos tipos de células, pero la diferenciación tisular, excepto para el tejido conjuntivo, no ha seguido el patrón que se observa en otros animales. No tienen neuronas ni células musculares verdaderas.

7.- La pequeña forma corporal asconoide, parecida a una jarra, en la que un espongocele interior está recubierto por coanocitos flagelados, es la forma primitiva de las esponjas. La evolución de la forma leuconoide común, en la que las células flageladas se encuentran distribuidas en el interior de un basto número de cámaras diminutas, ha permitido a las esponjas alcanzar mayores dimensiones corporalesy gran diversidad de formas, pues cada parte nueva de la esponja trae consigo todas las unidades que se requiere para crear el flujo de agua extra necesario.

8.- El soporte de las esponjas está provisto de un complejo tejido conjuntivo, que contiene un esqueleto de fibras orgánicas de espongina o de espiculas calcáreas o silíceas, o bien de una combinación de fibras de espongina y espículas silíceas.

9.- La alimentación, el intercambio de gases y la eliminación de desechos dependen del flujo de agua a través del cuerpo. La capacidad del collar de los coanocitos para filtrar diminutas partículas presentes en las corrientes de agua ha sido, probablemente un factor importante en la prolongada y exitosa historia de las esponjas.

10.- La reproducción asexual es por gemación o por gémulas, y la reproducción sexual mediante óvulos y espermatozoides; en la mayoría las larvas flageladas nadan libremente.

11.- La mayoría de las esponjas son hermafroditas. Los espermatozoides salen de una esponja y entran en otra con las corrientes que fluyen a través de los canales de agua. Los óvalos presentes en el mesohilo son fecundados in situ. Después, son liberados a través de los canales acuíferos o son incubados dentro del progenitor hasta que se alcanza la fase larvaria. En casi todas las esponjas, la larva flagelada es una blástula que sufre una reorganización equivalente a la gastrulación después de haberse fijado en el sustrato.

Bibliografía

Van Soest, R.W.M.; Boury-Esnault, N.; Hooper, J.N.A.; Rützler, K.; de Voogd, N.J.; Alvarez, B.; Hajdu, E.; Pisera, A.B.; Manconi, R.; Schönberg, C.; Klautau, M.; Kelly, M.; Vacelet, J.; Dohrmann, M.; Díaz, M.-C.; Cárdenas, P.; Carballo, J.L.; Ríos, P.; Downey, R.; Morrow, C.C. (2020). World Porifera Database. Accessed at http://www.marinespecies.org/porifera on 2020-09-29. doi:10.14284/359

Ruppert, E. E. and R. D. Barnes. 1994. Invertebrate zoology. New York: Saunders College Publishing.

Hickman, C. P., L. S. Roberts and A. Larson. 2009. Integrated principles of zoology. Boston, Mass: WCB/McGraw-Hill.

Brusca, R. C. and G. J.  Brusca. 2003. Invertebrates. Boston, Mass: WCB/McGraw-Hill.