El filo Platelmintos <<gusanos planos>> comprenden unas 30.000 especies, tanto de vida libre como parásitos. Por su grado de complejidad estos animales son metazoos triblásticos acelomados con simetría bilateral. La forma del cuerpo de los platelmintos es muy variable y se han adaptado a vivir en una gran variedad de hábitats. La mayoría de los platelmintos de las clases Trematodos y Monogeneos (duelas) y Cestodos (tenias) son parásitos.

El conjunto de características de los platelmintos representa uno de los mayores avances en la evolución de los metazoos, aunque algunos trabajos recientes sugieren que estos animales podrían haber tenido un antecesor celomado. En estrecha relación con la tercera hoja blastodérmica, el mesodermo, la simetría bilateral y la cefalización, se han desarrollado órganos y sistemas complejos y una tendencia hacia la centralización del sistema nervioso.

Historia taxonómica

En la primera edición de su Sistema Naturae, Linneo (1735) estableció dos grupos para abarcar a todos los invertebrados conocidos. Uno de ellos lo creó para incluir a los insectos, y el otro para el resto de los invertebrados. Linneo llamó a este taxón Vermes (del griego “gusanos”). En la tercera edición del Sistema Naturae (1788), los diferentes grupos de gusanos planos se agruparon en el orden Intestina. En la primera parte del siglo XIX, varios biólogos, entre ellos Lamarck y Cuvier, pusieron en duda y rechazaron el filo Vermes, aunque el taxón continuó usándose de vez en cuando y realmente perduró hasta el siglo XX, como un cajón de sastre, para incluir a otros sin esa forma.

Durante el siglo XIX, los platelmintos fueron separados de la mayoría de los demás grupos de gusanos y animales similares. En 1851, Vogt separó a los platelmintos y los nemertinos en un taxón al que dominó Platyelmia, nombre que fue cambiado a Platyelminthes de Gegenbaur (desafortunadamente, Gegenbaur también <<resucitó>>el filo Vermes). Los Platyelminthes de Gegenbaur (ahora Platyhelminthes), finalmente fueron elevados a la categoría de filo, con cuatro clases: Turbellaria, Nemertea, Trematoda y Cestoda. Minot, en 1876m separó a los nemertinos de este grupo, aunque muchos autores, y durante varias décadas, no aceptaron el cambio.

Generalidades

1.- Sin rasgos característicos.

2.- En ambientes marinos, dulceacuícolas y terrestres húmedos.

3.- La mayoría de los Turbelarios son de vida libre; las clases Monogeneos, Trematodos y Cestodos son totalmente parásitas.

4.- Simetría bilateral; polaridad definida de los extremos anterior y posterior. Cuerpo aplanado dorsoventralmente.

5.- Tres capas germinales en el adulto (triblásticos).

6.- Cuerpo acelomado.

7.- La epidermis puede ser celular o sincitial (ciliada en algunos) con rabdites en la epidermis en la mayoría de los Turbelarios; la epidermis es un tegumento sincital en Monogeneos, Trematodos, Cestodos y algunos Turbelarios.

8.- Tubo digestivo incompleto, puede ser ramificado. No existe en los Cestodos.

9.- Sistema muscular en principio en forma de funda o vaina y de origen mesodérmico; debajo de la epidermis hay capas de fibras circulares, longitudinales y, a veces oblicuas.

10.- Sistema nervioso formado por un par de ganglios anteriores, con cordones nerviosos longitudinales conectados por nervios transversales y localizados en el mesénquima en la mayoría de los casos.

11.- Órganos sensoriales que incluyen estatocistos (órganos del equilibrio) y ocelos.

12.- Reproducción asexual por fragmentación y otros métodos como parte de los ciclos de vida complejos de los parásitos.

13.- La mayoría de las formas son monoicas; sistema reproductor complejo; en general con las gónadas, conductos y órganos accesorios bien desarrollados; fecundación interna; desarrollo directo en las formas de vida libre nadadoras y en aquellas con un único hospedador en el ciclo vital; en general indirecto en los parásitos internos en los que puede haber un ciclo vital complicado, que en muchos parásitos internos implica a varios hospedadores.

14.- Sistema excretor formado por dos canales laterales con ramas que llevan células flamígeras (protonefridios); falta en algunas formas primitivas.

15.- Sistemas respiratorio, circulatorio y esquelético inexistentes; canales linfáticos con células libres en algunos trematodos.

Bibliografía

Hickman, C. P., L. S. Roberts and A. Larson. 2009. Integrated principles of zoology. Boston, Mass: WCB/McGraw-Hill.

Brusca, R. C. and G. J.  Brusca. 2003. Invertebrates. Boston, Mass: WCB/McGraw-Hill